¿Cómo funciona la prohibición de competencia de los administradores?

La prohibición de competencia de los administradores con la sociedad, o dicho de otro modo, de prohibición de concurrencia con las actividades de la sociedad, se regula en el art. 230 LSC.

Dicha obligación se establece como una prohibición relativa y, por lo tanto, la concurrencia por parte del administrador puede ser permitida. Para que el administrador pueda competir con la sociedad se requiere autorización expresa de la sociedad mediante acuerdo de la junta general de socios. Es decir, es necesario que los socios aprueben, con abstención de los votos del administrador en la junta general de socios, si este fuera administrador y socio a la vez.

Si el administrador compite con la sociedad sin la autorización previa, que no puede ser tácita, cualquier socio podrá pedir al juez de lo mercantil del domicilio social el cese del administrador, en caso de S.L., o deberá proponer dicho cese a la junta general en caso de S.A. (si no se atiende el cese el accionista deberá acudir a la vía judicial).

Que la autorización deba ser expresa conlleva la necesidad de formalizar el acuerdo en la pertinente Acta de la Junta General de socios.

Como ya vimos en la entrada “Prohibición de competencia por parte de los administradores y STS núm. 1166/2008 de 5 diciembre”, la prohibición de competencia no requiere que se de un daño efectivo ni, por lo tanto, que se pruebe éste, debido a que se trata de una norma de carácter preventivo.

La prohibición de competencia se aplica tanto para actividades iguales, o dicho de otro modo, para el mismo género de actividad de la compañía, como respecto a las actividades análogas o complementarias.

Añadir, finalmente, que esta prohibición está estrechamente vinculada al deber de lealtad del art. 226 LSC, la prohibición de aprovechar oportunidades de negocio de la compañía del art. 228 LSC y la comunicación de conflictos de interés del art. 229. En gran parte la existencia de la prohibición de competencia proviene de la necesidad de evitar comportamientos contrarios a las obligaciones mencionadas, debido a la contraposición de intereses entre administrador y sociedad.

Mesures preventives a la rescissió d'adquisicions d'empreses en distress

Para la versión en castellano ir a este Link.

Les operacions de compravenda d'empreses en distress, pel terme anglès utilitzat sovint, i al que podem anomenar en català empreses en dificultats (financeres), ha tingut i segueix tenint molta rellevància al mercat ibèric. Aquestes operacions es solen dur a terme a través de la compravenda d'actius, no d'accions o participacions.

Les operacions en distress M&A poden donar-se dins d'un procediment concursal o fora d'aquest. En el primer cas la seguretat jurídica d'aquestes operacions és bastant o molt alta, gràcies a la intervenció del jutge, que pot protegir l'operació de compravenda. A més, en aquest sentit l'ordenament jurídic espanyol ha avançat bastant, tot i que encara es podria fer més (al respecte val la pena recordar els anomenats pre-packs anglesos i del que s’inspira el concurs abreviat espanyol amb venta d’unitat productiva).

Per contra, quan l'adquisició d'una empresa en dificultats es realitza fora del procediment concursal els perills d'una possible rescissió de la compravenda augmenten a nivells realment preocupants (hem de recordar que les operacions realitzades durant els dos anys anteriors a la declaració de concurs poden ser rescindides si perjudiquen la massa activa).

A causa de les importants pèrdues pel comprador, en cas que es produís una rescissió de la compravenda, és important realitzar tantes actuacions com sigui possible per protegir l’operació. Aquestes mesures han d'anar encaminades a assegurar, bàsicament, dues qüestions: 1) que el preu de la compravenda sigui pel valor de la companyia, no menys , i 2) que el preu rebut pel venedor es dirigeixi al pagament dels deutes de la companyia, respectant el principi de par conditio creditorum o pari passu (és a dir, que els deutors rebin els pagaments en igualtat de condicions).

Recordem que en aquestes operacions de M&A es compren els actius directament (amb la compra d’unitats productives), per evitar endur-se bona part dels passius que es mantenen a l'empresa titular de les accions o participacions. Per contra la empresa deudora que transmet els actius utilitza el preu rebut per pagar a creditors titulars de crèdits contra la societat venedora.

El principal instrument per protegir la compravenda de la unitat o unitats econòmiques és l'elaboració de documents dirigits a determinar el valor real de l'empresa adquirida. En conseqüència, el document més útil serà un informe d'auditoria que determini el valor de l’empresa (unitat o unitats productives). Així mateix, serà molt interessant que aquest informe també serveixi com aprovació respecte al pla de viabilitat utilitzat per la compradora; de manera que l'auditora ratifiqui que la compravenda serveix per millorar el futur econòmic de l'empresa (manteniment de llocs de treball, refinançament, pagament dels deutes transmeses, etc.). També és important que l'informe d'auditoria i resta de documentació utilitzada emfatitzi que les circumstàncies aplicables són les d'aquest moment concret, per intentar evitar que el jutge utilitzi informació posterior a la compravenda de l'empresa.

Una altra mesura preventiva interessant és la signatura de documents per part dels deutors en què expressi la seva conformitat amb l'operació de M&A, així com garantir a través dels instruments oportuns que el preu de la compravenda es dirigeix ​​al pagament dels deutors. No obstant això, aquesta segona mesura s'ha de tractar amb molta cura, doncs un tracte favorable a un deutor respecte a altres pot comportar greus conflictes. És a dir, l’ús dels diners rebuts ha de dirigir-se al pagament dels deutes amb tercers en igualtat de condicions entre ells.

STS 1368/2014 sobre el cómputo del plazo para presentar el informe de la Administración Concursal y el concepto de insolvencia concursal


Dutch Boats in a Gale - William Turner
En el caso enjuiciado por la sentencia del Tribunal Supremo 1368/2014 (STS 1368/2014), una S.A. solicitó la declaración de concurso voluntario con liquidación de la sociedad. Posteriormente, la Administración Concursal (AC), tras su análisis de la deudora y preparación del informe (de la AC), decidió solicitar la declaración de concurso culpable contra varios administradores y que estos se hicieran cargo el déficit concursal (sobre la resp. por déficit concursal ver esta entrada).

El Juzgado, de conformidad con el informe de la AC declaró el concurso culpable en base al art. 165.1 LC, que contempla la causa de concurso culpable por incumplir el deber de solicitar la declaración de concurso en plazo. En apelación la Audiencia Provincial declaró que efectivamente procedía el concurso culpable (y la condena a cubrir el déficit concursal) por mediar dolo o culpa de los administradores en la generación o agravación de la insolvencia por no solicitar el concurso en plazo, así como por existencia de la presunción iuris et de iure del art. 164.2.1 LC, esto es, cuando el deudor incumpliera sustancialmente el deber de llevar la contabilidad, llevara contabilidad doble o hubiera cometido irregularidades relevantes en su realización.

De las cuestiones que son resueltas en la sentencia del Tribunal Supremo se destacarán dos, una de naturaleza procesal y otra de naturaleza sustantiva: i) el momento en que se inicia el cómputo del plazo del art. 169.1 LC, esto es, el plazo de la AC para presentar su informe sobre el deudor y ii) el concepto de insolvencia en relación con la existencia de desbalance patrimonial.

El art. 169.1 LC establece lo siguiente sobre el cómputo del plazo para presentar el informe de la AC:

Dentro de los quince días siguientes al de expiración de los plazos para personación de los interesados, la administración concursal presentará al juez un informe razonado y documentado sobre los hechos relevantes para la calificación del concurso, con propuesta de resolución. Si propusiera la calificación del concurso como culpable, el informe expresará la identidad de las personas a las que deba afectar la calificación y la de las que hayan de ser consideradas cómplices, justificando la causa, así como la determinación de los daños y perjuicios que, en su caso, se hayan causado por las personas anteriores.

Para el inicio de dicho plazo de 15 días hay que tener en cuenta el art. 168.1 LC, que regula el plazo de 10 días siguientes a la última publicación que se hubiera dado a la resolución que acuerde la formación de la sección sexta (sobre el concurso culpable), con tal de que cualquier acreedor o persona que acredite interés legítimo pueda personarse en la sección para alegar lo que considere en relación con la declaración de concurso culpable. Tras estas personaciones, en las que se aporta la documentación y alegaciones pertinentes, el juez debe dictar auto en el que se acepten o rechacen las personaciones y otorgue el plazo de 15 días para presentar el informe de la AC.

El Juzgador declara lo siguiente sobre la relación entre el art. 168.1 y 169.1 LC y la posibilidad de que el cómputo para presentar el informe (art. 169.1 LC) se inicie automáticamente al transcurrir el plazo del art. 168.1 LC (posibilidad que niega):

Una interpretación como la sostenida por la recurrente, según la cual el segundo comienza a correr automáticamente cuando finaliza el primero, sin necesidad de actuación alguna del órgano judicial, generaría una gran inseguridad y supondría un obstáculo desproporcionado al ejercicio de la acción por parte de la administración concursal, habida cuenta de la brevedad de los plazos en cuestión y las dificultades de la administración concursal para conocer el hecho relevante para el cómputo del plazo de cuyo transcurso se hace depender el inicio a su vez del plazo que se le concede para formular el informe previsto en el art. 169.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En cuanto al concepto de insolvencia el Juzgador explica que éste no se identifica con el desbalance patrimonial o las pérdidas agravadas, por lo que el deudor puede tener un patrimonio inferior a la mitad del capital social, o el activo inferior al pasivo, y seguir cumpliendo con sus obligaciones. De modo contrario puede ocurrir que el patrimonio esté equilibrado pero la compañía no tenga liquidez para hacer frente a sus pagos. En consecuencia, para la aplicación del art. 165.1 LC, sobre la declaración de concurso culpable por no solicitar la declaración de concurso, hay que tener en cuenta la existencia insolvencia, no de desbalance patrimonial, pues tal y como dice el Tribunal Supremo:

aunque con frecuencia se solapen, insolvencia y desbalance patrimonial no son equivalentes, y lo determinante para apreciar si ha concurrido el supuesto de hecho del art. 165.1 de la Ley Concursal es la insolvencia, no el desbalance o la concurrencia de la causa legal de disolución por pérdidas agravadas”.

La distinción entre desbalance e insolvencia permite: i) evitar el concurso de acreedores o ii) retrasar el momento en que debió solicitarse el concurso. En el caso enjuiciado por la STS 1368/2014, esta distinción se manifiesta evitando la declaración de concurso culpable y, en consecuencia, absolviendo a los administradores de la condena a cubrir el déficit concursal.

Método alternativo de resolución de conflictos por arbitrio de un tercero

Gosnold at Cuttyhunk - Albert Bierstadt
Entre los métodos alternativos de resolución de conflictos destacan, tanto en la teoría como en la práctica, la mediación y el arbitraje, aunque junto a ellos también convive el arbitrio de un tercero, que se contempla en el art. 1447 CC y la negociación, pero esta última no parece tener especial relevancia a nivel de análisis jurídico. A pesar de ello, cabe recordar que la realización de negociaciones puede conllevar importantes efectos, como los del art. 5 bis LC, que permite retrasar la declaración de concurso y, a veces, incluso el propio concurso si se llega a un acuerdo entre deudor y acreedores.

De entre los métodos mencionados, el objeto del presente escrito es el del art. 1447 CC. El arbitrio  es un sistema de resolución de diferencias mediante el cual un tercero decide, en lugar de las partes implicadas, el valor de una transacción. Tal y como se extrae de su ubicación en el Código Civil, el uso del arbitrio se refiere a las compraventas y, en concreto, a uno de sus elementos esenciales, que es el precio. Debido a ello, si el tercero nombrado no cumple con su cometido el contrato no produce efectos, sin perjuicio de los pactos que pudieran haberse añadido para regular este supuesto.

El art. 1447 CC establece:

"Para que el precio se tenga por cierto bastará que lo sea con referencia a otra cosa cierta, o que se deje su señalamiento al arbitrio de persona determinada.

Si ésta no pudiere o no quisiere señalarlo, quedará ineficaz el contrato."

El nombrado para arbitrar no podrá ser una de las partes implicadas.

El uso razonable de esta figura responde a ciertas capacidades del tercero nombrado, como conocimientos económicos para determinar el valor de la empresa a transmitir, los riesgos jurídicos de la empresa, las cualidades del bien objeto del contrato en caso de producto, etc.

El art. 1447 CC también está estrechamente vinculado al art. 1448 CC, que permite evitar la ausencia de precio y con ello la inexistencia de contrato. Este artículo establece:

"También se tendrá por cierto el precio en la venta de valores, granos, líquidos y demás cosas fungibles, cuando se señale el que la cosa vendida tuviera en determinado día, bolsa, mercado, o se fije un tanto mayor o menor que el precio del día, bolsa o mercado, con tal que sea cierto."

Llei 4/2014, de 4 d'abril, de l'impost sobre els dipòsits en les entitats de crèdit (a Catalunya)

Para la versión en castellano ir a este Link.

Segons la Llei 4/2014 catalana, l'impost sobre els dipòsits en les entitats de crèdit és un tribut propi de la Generalitat de Catalunya, de naturalesa directa, que grava els dipòsits constituïts pels clients en les entitats de crèdit, per qualsevol negoci i varietat jurídica, sempre que comportin l'obligació de restitució.

L'art. 4 de la Llei estableix les excepcions a aquest impost, de manera que no se'ls aplicarà a dipòsits de:
  1. El Banc d'Espanya
  2. El Banc Central Europeu
  3. El Banc Europeu d'Inversions
  4. L'Institut de Crèdit Oficial
  5. L'Institut Català de Finances
  6. Les seccions de crèdit de les cooperatives (per veure la recent modificació d’aquestes seccions: Link)
  7. Les autoritats de regulació monetària
L'obligat al pagament, és a dir el subjecte passiu a títol de contribuent, són les pròpies entitats de crèdit. És important remarcar que es prohibeix expressament la repercussió a tercers de la quota de l'impost, encara que és molt discutible que la despesa no sigui imputada de manera indirecta als clients.

La base imposable es calcula mitjançant la mitjana resultant de cada trimestre dels dipòsits a la vista i a termini. En relació al tipus aplicable, aquest és del 0,3% fins a 150.000.000 €, del 0,4% fins a 600.000.000 € i del 0,5% per a les quanties que excedeixin de 600.000.000 €.

L'art. 8 de la Llei regula diverses deduccions que permeten disminuir la càrrega tributària de les entitats de crèdit, com per exemple realitzar activitats d'utilitat pública. Per tant, la quota tributària líquida s'obté d'aplicar el percentatge aplicable a la base imposable i posteriorment restar les deduccions. La quota líquida no pot ser inferior a 0. És a dir, si per exemple es destinen diners a utilitats públiques per valor superior a la quota tributària resultant per a la entitat de crèdit, això no donarà dret a devolució de cap import.

Aquest impost es realitza per autoliquidació de les entitats de crèdit. També val la pena destacar que la gestió, recaptació i inspecció corresponen a l'Agència Tributària de Catalunya, tal com és lògic al ser un impost propi de la Generalitat de Catalunya. No obstant això, les infraccions i sancions s'apliquen d'acord amb la Llei estatal 58/2003 General Tributària juntament amb la seva normativa de desenvolupament també estatal.

Les entrades publicades són escrits no exhaustius elaborats en temps lliure i de forma personal, sense cap tipus de relació amb les empreses per les que pugui prestar serveis. Al ser continguts de caràcter general i no exhaustius no poden constituir assessorament legal.

Las entradas publicadas son escritos no exhaustivos elaborados en tiempo libre y de forma personal, sin relación con ninguna empresa en la que pueda prestar servicios. Al ser contenidos de carácter general y no exhaustivos no pueden constituir asesoramiento legal.

The entries published here are not thorough investigations. They are made on my own during my free time, without relation to the companies where I could provide services. These contents are general and not exhaustive, for this reason cannot constitute legal advice.