Tercera aproximación a las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE)

Como ya vimos en entradas anteriores, las ETVE son un tipo de sociedad mercantil como otra S.L. o S.A. pudiéndose configurar como cualquiera de estos dos tipos indistintamente, aunque prácticamente siempre se constituyan como S.L. Sin embargo, poseen el régimen fiscal especial visto anteriormente en este blog, por ejemplo en esta entrada.
Recança - Joaquim Vayreda
El régimen fiscal de estas sociedades beneficia especialmente a los inversores extranjeros que deciden utilizar España como ubicación para la holding tenedora de participaciones en filiales de uno o varios países. Este hecho provoca que en multitud de casos los administradores sean no residentes y este hecho requiere de un trato especial. Por ejemplo, los Administradores no residentes deberán solicitar un N.I.E. en España, pero a nivel societario el interés reside en el deber de mantener ciertas actividades como realizadas en España, o dicho de otro modo, la compañía debe tener ciertos medios personales y materiales en dicho territorio, aunque no hay seguridad absoluta sobre el alcance de esta expresión.

Una de las recomendaciones habituales es que la ETVE tenga un administrador residente en España, dando lugar a menudo a Consejos de Administración con varios miembros no residentes y uno residente.

En caso de nombrar un Administrador Único no residente, es aconsejable nombrar a un apoderado en España que represente a la compañía ante las autoridades públicas. Además, las funciones principales del órgano de administración requerirán que el Administrador Único no residente acuda al menos de vez en cuando a España para llevar a cabo las siguientes funciones no delegables:
  • Rendición de cuentas de la gestión social.
  • Presentación de balances a la Junta General de socios.
  • Demás no delegables según los Estatutos de la sociedad.
Estas tres funciones listadas no pueden ser delegadas al apoderado en España, deben ser llevadas a cabo por el propio administrador.

También es interesante guardar documentación acreditativa, como los billetes de avión y otros recibos de gastos de estancia en las visitas que realicen los administradores no residentes al visitar España.

Debido a que la ETVE debe tener medios personales suficientes se recomienda, en caso de ser todos los administradores no residentes, la contratación de algún empleado en España, con tal de que se haga cargo de la gestión de los valores que posea la ETVE (compras y ventas de participaciones de las sociedades extranjeras). Como ya se ha dicho, respecto al concepto de medios personales y materiales suficientes no hay una postura clara y en la práctica estas funciones las suele llevar a cabo el administrador residente en España (quien asume la dirección y gestión de los valores o solamente las funciones de secretario del Consejo de Administración).

La política del Govern d'Espanya en front a la independència de Catalunya com una amenaça en un joc seqüencial

Para ver la versión en castellano: LINK

*Aquest escrit és un exercici teòric i simplificat de la realitat, ja que és impossible analitzar totes les variables i, per tant, no és el que es pretén aquí. És impossible identificar totes les variables i preveure el resultat de la situació actual respecte aquest problema o com vulgui dir-li cada lector. Com a premissa d'aquest escrit s'accepta l'existència d'un dèficit català (balances fiscals) de 16.000 milions d'euros l'any aproximadament, ja que les dades publicades recentment no segueixen el mètode ordinari per calcular les balances fiscals entre territoris.

Davant la possibilitat de secessió d'una part d'un Estat, hi ha moltes estratègies a seguir pels qui no desitgen la divisió del territori en joc. No obstant això, l'estratègia per part dels dirigents de l'Estat existent pot derivar molt fàcilment cap a les amenaces. Al Regne Unit l'ús de l'amenaça com a tal no ha existit (entenent per amenaça la voluntat de no arribar a acords post-secessió o fins i tot boicotejar l'economia del territori separat), ja que si Escòcia decideix independitzar-se sembla ser que hi haurà voluntat de cooperació entre les parts (això no treu que el govern anglès hagi estat dur en quant als perills que hauria d’encarar Escòcia, sobretot a nivell econòmic). Per contra, en el cas espanyol sí que s'està utilitzant l'estratègia de l'amenaça (entesa com no voluntat de cooperació, tal com ja s'ha dit).

La situació de secessió de part d'un territori es pot analitzar com un joc seqüencial, seguint la teoria de jocs. En el cas d'Espanya, cal tenir en compte que en aquest joc participa l'element de l'amenaça. En aquest tipus de situacions el primer a moure ha d'analitzar les possibles conseqüències d'aquesta amenaça per a decidir si és ferma o només dissuasiva.
Assumpció - Isidre Nonell
Si Catalunya decidís secessionar-se d'Espanya aquesta segona tindria dues opcions, sent a) negociar o b) no negociar. Segons l'amenaça prèvia, Espanya no negociaria, però aquesta amenaça és només una estratègia que juga ex ante, és a dir, abans de la possible independència. Un cop el territori en joc s'ha separat, pactar o no pactar dependrà de les conseqüències econòmiques d'aquestes dues opcions, no del fet d'haver utilitzat l'amenaça com dissuasió.

No negociar per Espanya pot suposar (en principi i de forma simplificada) una pèrdua de 16.000 milions d'euros l'any, si tenim en compte les balances fiscals (les que utilitzen el sistema més defensat pels economistes, en aquest punt no entrarem ara) i un benefici per a Catalunya de 16.000 milions. No obstant això, d'aquests 16.000 milions Catalunya hauria restar la probable disminució de vendes al territori espanyol (i majors costos d'exportació, almenys fins a firmar acords de lliure comerç y/o l’entrada a la UE). Així mateix, Espanya també perdria altres quantitats diferents als 16.000 milions que actualment distribueix de l'activitat econòmica catalana a altres comunitats autònomes. És a dir, Catalunya s'estalviaria alguna cosa, però menys de 16.000 milions i Espanya perdria més de 16.000 milions.

Las negociaciones del 5 bis LC, el extraño enfoque del inicio de negociaciones sin carácter reservado

El art. 5 bis LC regula el llamado preconcurso (por algunos mal llamado preconcurso, por dar a entender este término que es un paso previo a la fase concursal cuando, teóricamente, no lo es).
El art. 5 bis LC permite evitar la solicitud de concurso de acreedores durante 4 meses, con el fin de llegar a: un acuerdo de refinanciación del art. 71 bis 1, de la DA 4ª, para obtener adhesiones para una propuesta anticipada de convenio, un acuerdo extrajudicial de pagos o directamente solventar la situación de insolvencia (por ejemplo mediante ampliación de capital o vía préstamo participativo).

Para iniciar el proceso de negociación sin tener que solicitar el concurso es necesaria una comunicación formal al Juzgado, procediendo el Secretario Judicial a publicar la comunicación presentada en el Registro Público Concursal.

Sin embargo, el deudor puede solicitar el carácter reservado de las negociaciones, de tal modo que el Secretario Judicial no publique la comunicación. La pregunta que muchos se hacen es por qué debería el deudor no solicitar el carácter reservado de las negociaciones. La lógica nos lleva a pensar que el carácter no reservado debería suponer algún tipo de ventaja para el deudor, pero las consecuencias y costes de publicar o no la comunicación son exactamente las mismas, de modo que todo deudor debe pedir, en principio, el carácter reservado.

Parece ser que los únicos supuestos de carácter no reservado serán aquellos en los cuales el abogado de la parte no haya sido suficientemente diligente como para proponerle al deudor dicha facultad.

De hecho, el carácter reservado es una parte importante para lograr un acuerdo de refinanciación/reestructuración del deudor; siendo, por lo tanto, más lógico el carácter reservado automático que no al revés, aunque el legislador no lo entendió así, quizá por haber añadido en el último momento del proceso de redacción el carácter reservado.

Defensiva de la Target vía Staggered Board of Directors (Consejo de Administración escalonado)

Una de las vías existentes para evitar una adquisición no deseada (en concreto, no deseada por los administradores), es el establecimiento de un Staggered Board o Classified Board, en que en castellano se puede traducir como Consejo de Administración escalonado. En esta entrada se puede ver la medida defensiva consistente en golden parachutes, silver parachutes y tin parachutes.

Esta medida consiste en crear distintas clases de consejeros, por ejemplo 3 o 5, y nombrarlos por períodos de tiempo determinados de forma escalonada. Por forma escalonada se entiende el nombramiento en plazos determinados que finalizan sucesivamente en años distintos, x, x+1, x+3, etc, de tal modo que para renovar los miembros del órgano de administración y obtener el control del consejo deben pasar dos o más años. Esta medida conlleva graves perjuicios para los posibles compradores, ya que sin tener el visto bueno de la mayoría del consejo respecto a la operación de compraventa, deberán soportar esta situación beligerante hasta renovar tantos administradores como sean necesarios para obtener el control.
Gothic Church on a Rock by the Sea - Karl Friedrich Schinkel
El conflicto de esta figura reside en que se se aparta de los socios la competencia de cesar y nombrar libremente a los administradores. Es cierto que inicialmente aceptaron el nombramiento de los administradores por tiempo indefinido, pero también que se limita mucho el poder de la junta general de socios. Además, estas medidas también pueden impedir al socio rentabilizar su inversión.

Este tipo de medidas defensivas está permitida en Estados Unidos (EEUU), pero no en la mayoría de países. Ejemplo de ello es el ordenamiento jurídico español, pero incluso el inglés, a pesar de su estrecha vinculación con EEUU y de compartir el sistema jurídico del common law. De hecho, en EEUU también existe un importante grupo de inversores y abogados, entre otros, que defienden un cambio de su ordenamiento jurídico para dar el poder de decisión a los socios. Este debate reside, en especial, en si este tipo de medidas defensivas aumenta o disminuye el valor de la compañía o, dicho de otra forma, si la adquirente acaba pagando una prima por control mayor o menor a los socios.

Para terminar, podemos ver las normas concretas que impiden utilizar este tipo de medidas defensivas en el Reino Unido (UK) y España.

En UK el art. 168 (1) de la Companies Act 2006 establece:
“Resolution to remove director.
(1) A company may by ordinary resolution at a meeting remove a director before the expiration of his period of office, notwithstanding anything in any agreement between it and him.”
*Es decir: Mediante acuerdo de la junta general la sociedad podrá cesar a los administradores con anterioridad a la expiración del plazo por el que fue nombrado, a pesar de los acuerdos que pudiera existir entre la compañía y el administrador.
Por su parte la Ley de Sociedades de Capital (LSC) española establece lo siguiente en su art. 223.1:
“1. Los administradores podrán ser separados de su cargo en cualquier momento por la junta general aun cuando la separación no conste en el orden del día.”
Como se puede ver tanto en la LSC como en la Companies Act, es claro que la figura de los Staggered Boards en estos territorios no tiene cabida. Sin embargo, también es cierto que existen alternativas, por ejemplo vía uso de contratos de prestación de servicios, los cuales no deben tener como objeto actividades propias del órgano de administración (típicamente las funciones de gestión y administración de la compañía).

Defensiva de la target via clàusules golden parachute en adquisicions hostils

Para la versión en castellano ir a este Link.

Hi ha una gran varietat de mesures per protegir-se, o evitar, adquisicions no desitjades per l'equip d'administració respecte a la companyia administrada per aquests. És a dir, que tercers adquireixin l’empresa gestionada pels administradors.

Entre les mesures existents com: increment dels llindars per a adoptar acords en seu de Junta General de socis, limitació del nombre màxim de vots per soci, recerca de contraofertes, clàusules de resolució contractual en cas de canvi de control a la companyia administrada (aquesta mesura és molt útil i alhora molt perillosa), i moltes altres, existeixen els anomenats golden parachutes.
The Giant Mountains - David Friedrich
Per golden parachute s'entén tot acord entre un administrador i la companyia, segons el qual en cas de rescissió unilateral del contracte per part de l'empresa, o per simple canvi de control, l'administrador rep una indemnització prou alta com per significar una despesa rellevant pels comptes de la potencial adquirent (també es poden incloure opcions de compra sobre accions/participacions, que tampoc seran ben rebudes pel potencial comprador). Cal remarcar que aquest tipus de clàusules, per si mateixes, no solen ser suficients per dissuadir un possible comprador. Per tant, quan una companyia vol aprovar mesures per protegir-se de potencials compradors no desitjats, l'ús d'un o diversos golden parachutes no pot ser l'única mesura adoptada. S’ha d’aprovar un paquet de mesures concretes i premeditades segons les característiques de cada empresa.

Al costat dels golden parachutes existeixen també els anomenats silver parachutes i tin parachutes, que segueixen la mateixa dinàmica que els primers, però que es dirigeixen a diferents càrrecs de la companyia.

Pel que fa als silver parachutes, aquests es refereixen a les indemnitzacions i altres drets resultants de la rescissió de contractes de gerents i altres alts càrrecs de la companyia situats per sota dels administradors (típicament el conseller delegat, o també els membres del consell de administració o administradors únics, solidaris o mancomunats).

La tercera classe són els tin parachutes. En aquest cas les indemnitzacions es refereixen als contractes de la plantilla de la companyia en general (treballadors assalariats). És a dir, si es produeix l'adquisició de la target per part d'un tercer, tots els treballadors de l'adquirida tenen el dret a percebre una indemnització. Aquesta mesura és especialment efectiva, sobretot si la quantitat a pagar als empleats multiplica diverses vegades el seu salari mensual i s'aplica automàticament pel simple canvi de control de la companyia (no per extinció laboral promoguda per l’adquirent).

Vistes les tres opcions sembla clar que l'opinió majoritària sobre quina opció és la més efectiva, i fins i tot justa, per agosarat que sigui utilitzar aquest terme, és la dels tin parachutes. A més, això té especial interès a la vista de les crítiques existents respecte a les quantioses indemnitzacions cobrades per multitud d'administradors d’empreses constructores fallides i entitats de crèdit. És a dir, si el cost de les indemnitzacions es reparteix entre tota la plantilla, equip directiu inclòs i de forma proporcional, la imatge tant de l'empresa com dels administradors es pot veure protegida, evitant les crítiques negatives de l'opinió pública.

Les mesures per evitar adquisicions no desitjades (bàsicament pels administradors) són típiques de les societats cotitzades i, en el seu cas, en concret es coneixen com a mesures defensives anti-OPA. D'aquest tipus d'operacions procedeix el conegut terme OPA hostil, encara que en realitat no existeix adquisició hostil com a tal, ja que tota OPA és aprovada pels socis lliurement (al menys per la majoria). En conseqüència, OPA hostil es refereix, en realitat, a les OPA no volgudes per l'òrgan d'administració.

Amb la finalitat de mantenir el control de la transmissió d'accions en els socis, existeixen les anomenades mesures de neutralització, però aquesta matèria no és objecte d'aquesta entrada, on només s'han volgut introduir els golden parachutes i les seves variants.

La unificación del sistema jurídico civil (tradición romana) y el sistema del common law (case precedent)

The Creation of Adam - Michelangelo
A nivel mundial se conocen dos sistemas jurídicos principales que son, por un lado, i) el de derecho civil de tradición romanista, cuya característica principal es la promulgación de leyes escritas y el uso de códigos normativos (como exponente de la codificación tenemos el Código Civil francés de Napoleón) y, por otro lado, ii) el sistema de common law de tradición anglosajona (aunque también tiene influencias romanas) y cuya máxima es la doctrina del precedente (case precedent), según el cual las decisiones judiciales presentes se toman en base a sentencias anteriores (cuando no existe precedente el mismo poder judicial decide creando a su vez un precedente a seguir para futuros casos). En el sistema civil la jurisprudencia no es fuente de derecho sino interpretación de la norma.

Junto a los dos sistemas principales mencionados existe un tercer sistema, que también tiene especial relevancia por estar presente en bastantes países, como es el sistema de derecho musulmán. Debido a que de este sistema tengo conocimientos casi nulos, sólo diré que está muy vinculado al Corán y a la tradición de cada uno de los distintos países que siguen dicha religión. Tambén vale la pena decir que en lugar de hablar de derecho musulmán se puede hablar de derechos religiosos en general.

Un cuarto sistema es el llamado consuetudinario (basado en la costumbre), aunque desconozco si actualmente existe algún país que lo aplique como tal, pues este sistema en realidad es aplicado de forma mixta con uno o varios de los tres anteriores (todo Estado tiene multitud de normas escritas aprobadas y publicadas). Justamente, el quinto sistema jurídico es el conocido como sistema de derecho mixto, que puede mezclar elementos de dos o más sistemas básicos.

En este sentido, la idea a remarcar en el presente escrito es que el derecho civil y de common law en Europa está viviendo un importante procedimiento de unificación, dando lugar un sistema mixto en el que, bajo mi punto de vista, prevalece como elemento principal el derecho civil.

La consecuencia de esta unificación es que el common law del Reino Unido está aprobando cada vez más y más leyes escritas, en especial debido a la influencia de la Unión Europea (UE). Es cierto que el enfoque inglés puede mantener su forma especial de resolver los casos: stare decisis (uso del precedente) y fairness doctrine (doctrina de la equidad) a la vez que se mantiene un hilo argumental histórico entre sentencias, pero también que la existencia de ordenamiento jurídico escrito dejará la fuente del derecho con origen en las decisiones judiciales en un plano residual.

Junto a esta influencia del derecho civil en el sistema de common law, a su vez se observa una tendencia del mismo sistema civil en dar cada vez mayor peso a los precedentes judiciales, e incluso a la doctrina de la equidad. En este sentido, tiene especial relevancia el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, cuya interpretación de los Reglamentos de la UE (en el caso del primero) y las libertades y derechos humanos de los ciudadanos europeos (en el caso del segundo) está siendo una fuente del derecho muy productiva.

Uno de los buenos ejemplos de la influencia inglesa en el derecho de tradición romana (situado en la Europa continental) se halla en la práctica mercantil referente a las operaciones de fusión y adquisición de empresas (M&A) y contractual internacional. Siendo aún más claros, podemos hacer mención al ejemplo consistente en el uso de sistemas de responsabilidad independientes a los códigos civiles (como son las manifestaciones y garantías/representations and warranties) o la importancia de las sentencias del TJUE en relación con el Reglamento sobre insolvencias de la UE.

En consecuencia, la UE está promoviendo, entiendo que de forma no premeditada, la creación de un sistema mixto de base romanista con mucha influencia del common law.

La política del Gobierno de España respecto a la independencia de Cataluña como amenza en un juego secuencial

*Esto es un ejercicio simplificado de la realidad, pues es imposible analizar todas las variables y eso no se pretende hacer aquí. De hecho es imposible identificar todas las variables y prever el resultado. Como premisa de este escrito se acepta la existencia de un déficit catalan (balanzas fiscales) de 16.000 millones de euros al año.
The Cardsharps - Caravaggio
Ante la posibilidad de secesión de una parte de un Estado, existen muchas estrategías a seguir por quienes no desean la división del statu quo. Sin embargo, la estrategia por parte de los dirigentes del Estado existente hacía los independentistas puede derivar muy facilmente hacia la amenza. En el Reino Unido el uso de la amenaza como tal no ha existido (entendiendo por amenaza la voluntad de no llegar a acuerdos post-secesión o incluso boicotear la economía del territorio separado), pues si Escocia decide independizarse parece que habrá voluntad de cooperación. Por el contrario, en el caso español sí se está utilizando la estrategia de la amenaza (entendida como no voluntad de cooperación, tal y como ya se ha dicho).

La situación de secesión de parte de un territorio se puede analizar como un juego secuencial, siguiendo la teoría de juegos. Y, en el caso de España, hay que tener en cuenta que en este juego participa el elemento de la amenaza. En este tipo de situaciones el primero en mover debe analizar las posibles consecuencias de esa amenza para descartarla o creerla.

Si Cataluña decidiera secesionarse de España esta segunda tendría dos opciones, siendo a) negociar o  b) no negociar. Según la amenza previa, España no negociaría, pero esa amenaza es sólo una estrategía que juega ex ante, es decir, antes de la posible secesión. Una vez el territorio en juego se ha separado, pactar o no pactar dependerá de las consecuencias económicas de esas dos opciones, no del hecho de haber utilizado la amenaza como disuasión.

No negociar para España puede suponer (en principio y de forma simplificada) una pérdida de 16.000 millones de euros al año, si tenemos en cuenta las balanzas fiscales (las que utilizan el sistema más defenido por los economistas, en este punto no entraremos ahora) y un beneficio para Cataluña de 16.000 millones. Sin embargo, de esos 16.000 millones Cataluña debería restar la probable disminución de ventas al territorio español (y mayores costes de exportación, al menos hasta firmar acuerdos de libre comercio). A su vez, España también perdería otras cantidades distintas a los 16.000 millones que actualmente reparte de la actividad económica catalana a otras comunidades autónomas españolas. Es decir, Cataluña se ahorraría algo, pero menos de 16.000 millones y España perdería más de 16.000 millones.

Como se puede ver, la situación independencia sin pacto supondría una péridida más importante para España que para Cataluña. Sin embargo, también es cierto que las pérdidas de Cataluña ante una situación de confrontación con España podrían dar lugar a pérdidas que dejaran en nada el ahorro de los 16.000 millones repartidos en concepto de solidaridad. Aún así, el punto clave no es la mayor o menor pérdida de Cataluña ante una independencia no pactada, pues en este supuesto se entiende que Cataluña acabaría obteniendo un mínimo de ahorro, sino la pérdida segura para España (incluso dando pérdidas para Cataluña el punto clave sigue residiendo en las pérdidas para España).

En consecuencia, la salida racional a la secesión pasa a ser el pacto y en este se entiende que de los 16.000 millones que Cataluña se ahorraría en concepto de solidaridad, en realidad pasarían a ser menos, por ejemplo 10.000 millones, dando lugar unas pérdidas para España de menos de 16.000 millones, esto podría ser, siguiendo con el ejemplo mencioando, de unas pérdidas de 6.000 millones, en lugar de las mayores pérdidas resultantes de la secesión no pactada (que serían como mínimo de 16.000 millones).

Otro hecho a tener en cuenta es que una de las partes no actúe de forma racional, pues las medidas políticas no siempre se ejecutan mirando exclusivamente a resultados eficientes, sino por la obtención de votos. Buen ejemplo de ello es la falta de inversión a largo plazo en I+D o en educación.

Defensiva de la target vía cláusulas golden parachute en adquisiciones hostiles

Existe una gran variedad de medidas para proteger, o evitar, adquisiciones no deseadas por el equipo de administración respecto a la compañía administrada por éstos. Es decir, que terceros adquieran la compañía gestionada por los administradores.

Entre las medidas existentes como: incremento de los umbrales para adoptar acuerdos en sede de la junta general de socios, limitación del número máximo de votos por socio, búsqueda de contraofertas, cláusulas de resolución contractual en caso de cambio de control en la compañía administrada (esta medida es muy útil y a la vez muy arriesgada) y muchas otras, existen los llamados golden parachutes.

Por golden parachutes se entiende todo acuerdo entre un administrador y la compañía, según el cual en caso de rescisión unilateral del contrato por parte de la empresa, o por simple cambio de control, el administrador recibe una indemnización lo suficientemente alta como para suponer un coste relevante para la potencial adquirente (también se pueden incluir opciones de compra sobre acciones/participaciones, que tampoco serán de agrado para el potencial comprador). Hay que remarcar que este tipo de cláusulas por sí misma no suele ser suficiente para disuadir a un posible comprador. Por lo tanto, cuando una compañía quiere aprobar medidas para protegerse de potenciales compradores no deseados, el uso de uno o varios golden parachutes no puede ser la única medida adoptada.
Cavalry - George Hendrik Breitner
Junto a los golden parachutes existen también los llamados silver parachutes y tin parachutes, que siguen la misma dinámica que los golden parachutes, pero para distintos cargos de la compañía.

En cuanto a los silver parachutes, estos se refieren a las indemnizaciones y demás derechos resultantes de la rescisión de contratos de gerentes y otros mandos altos de la compañía situados por debajo de los administradores (típicamente el consejero delegado, o también los miembros del consejo de administración o administradores únicos, solidarios o mancomunados).

La tercera clase de parachutes son los tin parachutes. En este caso las indemnizaciones se refieren a la terminación de contratos de la plantilla de la compañía en general. Es decir, si se produce la adquisición de la compañía target por parte de un tercero, todos los trabajadores de la adquirida tienen el derecho a percibir una indemnización. Esta medida es especialmente efectiva, máxime si la cantidad a pagar a los empleados multiplica varias veces el salario mensual de éstos y se aplica automáticamente por el simple cambio de control de la compañía.

Vistas las tres opciones parece claro que la opinión mayoritaria respecto a la opción más efectiva e incluso justa, por aventurero que sea emplear este término, son los tin parachutes. Además, esto tiene especial interés a la vista de las críticas existentes respecto a las indemnizaciones millonarias cobradas por multitud de administradores de compañías constructoras fallidas y entidades de crédito. Es decir, si el coste de las indemnizaciones se reparte entre toda la plantilla, equipo directivo incluido y de forma proporcional, la imagen tanto de la empresa como de los administradores se puede ver protegida, evitando las críticas negativas de la opinión pública.

Las medidas para evitar adquisiciones no deseadas (básicamente por los administradores) son típicas de las sociedades cotizadas y, en su caso, se conocen como medidas defensivas anti-OPA. De este tipo de operaciones procede el conocido término OPA hostil, aunque en realidad no existe OPA hostil como tal, pues toda OPA es aprobada por los socios libremente. En consecuencia, OPA hostil se refiere, en realidad, a las OPAs no deseadas por el órgano de administración.

Con la finalidad de mantener el control de la transmisión de acciones en los socios, existen las llamadas medidas de neutralización, pero esta materia no es objeto de esta entrada, donde sólo se han querido introducir los golden parachutes y sus variantes.

Limitación a las comisiones de las entidades de servicios de pago en el RD-ley 8/2014 de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia

En el Título I, Sección 2, Capítulo III del RD-ley 8/2014 (que, por cierto, incumple la normativa constitucional al no darse los requisitos de extraordinaria y urgente necesidad requeridos para utilizar este instrumento legislativo), regula la limitación de las comisiones bancarias en servicios de pago con tarjetas de crédito y débito.

El objeto del mencionado capítulo es el establecimiento de un límite a cobrar por parte de las entidades de crédito desde terminales situados en España, siempre y cuando actúen proveedores de servicios de pago establecidos en España. No se limitan, pues, las comisiones de servicios de pagos de entidades extranjeras. El capítulo III tampoco limita las comisiones de tarjetas de empresa ni las retiradas de efectivo en cajeros automáticos.

Estos son los límites establecidos y aplicables a partir del 1 de septiembre de 2014:
  • En operaciones con tarjetas de débito la tasa de intercambio (comisión) no superará el 0,2% del valor de la operación ni 0,07.-€. Si la operación no excede de 20.-€ la tasa no superará el 0,1%.
  • En operaciones con tarjeta de crédito la tasa de intercambio no superará el 0,3%, y en operaciones o superiores a 20.-€ no superará el 0,2%.
Cualquier otra cantidad neta (se refiere a importes que suponen beneficio para la entidad, no a costes efectivamente repercutibles) percibida por el proveedor de servicios de pago se tendrá por parte de la tasa de intercambio, además no se podrán repercutir al ordenante gastos adicionales, con tal de evitar que las entidades de servicios de pagos compensen de otro modo los límites objeto de este escrito.

Las entidades que presten servicios de pago deberán informar de forma periódica al Banco de España sobre las tasas percibidas.

El incumplimiento de esta normativa supone la comisión de una infracción muy grave, de conformidad con la Ley 10/2014 de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.

Aquí vende ser dogmático y extremista, hasta que le pongamos freno

El jove pagès - Joaquim Vayreda
Quienes están acostumbrados a leer, a menudo y de distintas fuentes, tienen muy en cuenta que actualmente se escribe mucha opinión desde posturas dogmáticas, radicales y simplistas; quienes no tengan tanto tiempo o interés en informarse lo tendrán menos en cuenta, pero seguro que lo perciben de alguna manera más o menos evidente. La duda que uno se puede plantear es si esas opiniones expresadas contundentemente y de forma generalizada responden a una voluntad premeditada de provocar para atraer la atención o del egocentrismo propio del ser humano, quizá incrementado por el aumento de la competencia en todas las facetas imaginables. Sin embargo, lo que más preocupa es la observación de este comportamiento en el periodismo y no me refiero con ello al enfrentamiento izquierda/derecha o independentismo/unionismo, sino a cualquier encuentro de posturas intelectuales, ya sean económicas, sociológicas, políticas, etc.

Siendo coherente con la opinión expresada aquí, tengo que remarcar que las afirmaciones presentadas no pretenden simplificar la realidad. Desde mi punto de vista la sociedad permite gran variedad de comportamientos, y lo que no debe confundir nadie es la generalización indebida por la generalización resultante de la deducción racional. Son muchos los que generalizan indebidamente, pero no por ello son también bastantes, aunque no tantos, los que son conscientes de los matices y deficiencias de sus propias opiniones y conocimiento.

De entre los muchos valores mancillados por multitud de periodistas, políticos y tertulianos que los utilizan sin haberles prestado atención teórica ni, más preocupante aún, práctica efectiva, se halla la humildad. Al respecto, es interesante remarcar que la humildad es un valor que puede ser entendido y puesto en valor si lo acompañamos de un buen conocimiento de la historia de la humanidad. Sin embargo, hoy en día la historia es una de las áreas del conocimiento que parecen estar más en declive a pesar de que, en realidad, es un pilar fundamental tanto para innovar como para conocer el presente y el futuro. En consecuencia, la humildad se ve perjudicada, junto con el debate constructivo y muchas otras prácticas y valores respetables.

Vale la pena decir que si me refiero a la historia no es para apoyarme en un concepto o prueba de forma gratuita, y debo decirlo expresamente por lo habitual que es esta práctica, sino por hechos reales, como: errores y matices comprobados de grandes científicos que han sido pioneros en su campo, declive de culturas centenarias y milenarias, cambio de valores centrales en la sociedad, implementación de medidas políticas ruinosas apoyadas por mayorías, etc. Entendiendo que estamos siempre avanzando y redefiniendo el conocimiento presente podemos ser críticos con nuestro propio conocimiento y opiniones; apartando o dejando en cuarentena, a su vez, las posturas dogmáticas y extremistas que intentan imponerse a la razón a base de simplificar y sobresaltar al lector u oyente.

Les entrades publicades són escrits no exhaustius elaborats en temps lliure i de forma personal, sense cap tipus de relació amb les empreses per les que pugui prestar serveis. Al ser continguts de caràcter general i no exhaustius no poden constituir assessorament legal.

Las entradas publicadas son escritos no exhaustivos elaborados en tiempo libre y de forma personal, sin relación con ninguna empresa en la que pueda prestar servicios. Al ser contenidos de carácter general y no exhaustivos no pueden constituir asesoramiento legal.

The entries published here are not thorough investigations. They are made on my own during my free time, without relation to the companies where I could provide services. These contents are general and not exhaustive, for this reason cannot constitute legal advice.