Concept and differences between factoring and reverse factoring


Para la versión en castellano ir a este Link.
Per la versió en català anar a aquest Link.

First of all, we should note that reverse factoring in spanish is known as confirming.

Factoring is a contract whereby an entity[1] undertakes to manage the collection of loans from a client, in which the service can include, besides management service (administration), the advance of its loans and ensure recovery of a portion or the total amount of these.

The parties to the factoring contract are two, the client and the entity known as factor. Therefore, as we had seen in the post “Sobre la cesión de créditos”, the debtor is outside the factoring agreement, in which it is not necessary  the consent of the debtor, without detriment of the notification to the debtors affected by the contract.

As we already advanced, there are three kinds of basic benefits under these contracts: i) just an administrative management, ii) financing, which means paying before the maturity (with interests in the entity’s profit) and iii) total or partial guarantee, in which the entity assumes the risk of default on the loans, even in case of insolvency. Depending on how the credits are guaranteed we can distinguish between non-recourse factoring and recourse factoring. With the first one the bank assumes the risk of insolvency and, therefore, cannot exercise a right of reimbursement against the client. Instead, if it’s agreed with recourse, the entity won’t be responsible for unpaid amounts, so it may exercise a right of reimbursement against the client.

In reverse factoring we are facing a similar figure to factoring, but in this case the client is a debtor of its suppliers (instead of a creditor). Therefore, reverse factoring is a contract by which the entity provides a management service and also a financing service to his client and the suppliers of it, while assuming payments. Furthermore, by reverse factoring the bank will also accept receipts before maturity and thus charge the interests for the service provided.

As we have seen, in a reverse factoring there are more parties than in a factoring, as well as the entity and the client there are the suppliers. It is also important to notice that the way to get money by the entity differ according to the type of contract. In the reverse factoring the entity need to be active and sell advance payments to suppliers to collect interests.



[1] The entity is a Bank or a Credit institution (in spanish Establecimiento financiero de crédito).

Concepto y diferencias entre el factoring y el confirming


For the English version go to this Link.
Per la versió en català anar a aquest Link.

El factoring consiste en un contrato por el que una entidad[1] se obliga a gestionar en beneficio de un empresario el cobro del conjunto de sus créditos con clientes y, en el que, el servicio puede comportar, además del servicio de gestión (administración), el anticipo de sus créditos y garantizar el cobro de una parte o la totalidad de estos.

Las partes del contrato de factoring son dos, por un lado el cliente y por otro la entidad llamada factor. Por lo tanto, como ya habíamos visto en la entrada “Sobre la cesión de créditos”, el deudor queda fuera del pacto del acreedor con un tercero respecto a la relación jurídica de los dos primeros, del cual no es necesario consentimiento, sin perjuicio de la pertinente notificación a los deudores afectados por el factoring.

Como ya hemos adelantado, existen tres clases de prestaciones básicas en estos contratos: i) gestión meramente administrativa, ii) financiación, que significa prestar nu servicio de anticipo parcial o total al cliente según el importe de los créditos antes del vencimiento (hecho que comporta determinados intereses a fabor de la entidad) y iii) garantía total o parcial, con el cual la entidad asume el riesgo de impago de los créditos, incluso en caso de insolvencia. Según cómo se garanticen los créditos podemos diferenciar entre factoring propio o sin recurso y factoring impropio o con recurso. Si es sin recurso el banco asume el riesgo de insolvencia y, por lo tanto, no puede ejercer acción de regreso contra el cliente. En cambio, si se pacta con recurso, la entidad no se hará cargo de los impagados y podrá ejercer acción de regreso contra su cliente.

Con el confirming nos hallamos ante una figura análoga, pero en ésta el cliente es deudor en beneficio de sus proveedores (en lugar de acreedor). Por lo tanto, el confirming es aquel contrato mediante el cual la entidad presta un servicio de administración y financiación a su empresario cliente y a los proveedores de éste, asumiendo los pagos. Además, mediante el confirming la entidad también acepta facturas antes del vencimiento y así puede cobrar intereses por el servicio prestado a los proveedores.

Tal y como hemos visto, en el confirming  las partes se amplían, pues además de la entidad y el empresario cliente de ésta, también tenemos a los proveedores del cliente. También es importante ver que la forma de ingresar dinero (ventas) por la entidad varía según la figura contractual. En el caso del confirming la entidad tiene que vender pagos anticipados a los proveedores para cobrar los intereses pertinentes.



[1] La enidad es un Banco o un Establecimiento Financiero de Crédito (EFC).

Concepte i diferències entre el factoring i el confirming


For the English version go to this Link.
Para la versión en castellano ir a este Link.

El factoring consisteix en un contracte pel qual una entitat[1] s’obliga a gestionar en benefici d’un empresari el cobrament del conjunt dels seus crèdits amb clients i, en el qual, el servei pot comportar, a més del servei de gestió (administració), l’avançament dels crèdits i garantir el cobrament d’una part o la totalitat d’aquests.

Les parts del contracte de factoring son dues, per una banda el client i per altra l’entitat anomenada factor. Per tant, com ja havíem vist a l’entrada “Sobre la cesión de créditos”, el deutor queda fora del pacte del creditor amb un tercer respecte la relació jurídica dels dos primers, del qual no es necessita consentiment, sens perjudici de la pertinent notificació als deutors afectats pel factoring.

Com ja hem avançat, existeixen tres classes de prestacions bàsiques en aquests contractes: i) gestió simplement administrativa, ii) finançament, que significa prestar un servei de bestreta parcial o total al client segons l’import dels crèdits abans del venciment (fet que comporta determinats interessos a favor de l’entitat) i iii) garantia total o parcial, amb el qual l’entitat assumeix el risc d’impagament dels crèdits fins i tot en cas d’insolvència. Segons com es garanteixin els crèdits podem diferenciar entre factoring propi o sense recurs i factoring impropi o amb recurs. Si és sense recurs el banc assumeix el risc d’insolvència i, per tant, no pot exercir acció de regrés sobre el client. En canvi, si es pacta amb recurs, l’entitat no es farà càrrec dels impagats i podrà exercir acció de regrés contra el seu client.

En el cas del confirming ens trobem amb una figura anàloga, però en el qual el client és deutor en benefici dels seus proveïdors (en comptes de creditor). Per tant, el confirming es aquell contracte mitjançant el qual l’entitat presta un servei d’administració i finançament al seu empresari client i als proveïdors d’aquest, assumint els pagaments. A més, mitjançant el confirming l’entitat també accepta factures abans del venciment i així pot cobrar interessos pel servei prestat als proveïdors.

Com podem veure, en el confirming les parts s’amplien, doncs a més de l’entitat i l’empresari client d’aquesta també tenim els proveïdors del client. També és important veure que la forma d’ingressar diners (ventes) per l’entitat canvia segons la figura contractual. En el cas del confirming l’entitat ha d’intentar vendre pagaments anticipats als proveïdors per tal de cobrar els interessos pertinents.



[1] L’entitat és un Banc o un Establiment Financer de Crèdit (EFC).

Destacando algunas particularidades de las adquisiciones por Entidades de Capital-Riesgo


Cuando una empresa adquiere otra se suele diferenciar entre compras entre partes “iguales”, que son las empresas ordinarias (industriales y de servicios) y las compras por parte de inversores meramente financieros, como es el caso de las compras por entidades de capital-riesgo. De todos modos, no es cierto que en el capital-riesgo sólo se compre y venda (no son simples especuladores), pues estas compañías aportan un valor añadido a la compañía comprada, mejorando su funcionamiento en gran parte de los casos. Además, visto desde una perspectiva más general, las entidades de capital-riesgo aumentan las vías de financiación, hecho que beneficia a las empresas. De hecho, y como se puede ver en Estados Unidos, que es el principal mercado en cuanto a la actividad de capital-riesgo, este sector ayuda a las compañías industriales a aumentar en número y productividad. Es decir, aunque es cierto que una desinversión por la salida de una entidad de capital-riesgo puede perjudicar el futuro de una empresa también lo es que en la mayoría de los casos la salida del fondo no tiene porqué ser perjudicial.

Para ver los conceptos básicos en materia de entidades de capital-riesgo se puede ver la entrada “Primera aproximación a las entidades de capital riesgo”, entre los cuales se pueden ver las definiciones de entidad de capital-riesgo y fundraising, entre otras.

Debido a que las entidades de capital-riesgo buscan maximizar la rentabilidad de sus inversiones, éstas acostumbran a utilizar el apalancamiento financiero, puesto que es la forma de sacar mayor rendimiento con menos capital propio. Estas compraventas apalancadas también se conocen por su terminología en inglés “Leveraged Buy-Out” (LBO), y cuya materialización puede darse de muy variadas formas, como podemos ver en la entrada titulada “Clases de compraventas apalancadas”. Entre todas las formas que se tratan en el link adjuntado, ahora destacaremos la llamada Management Buy-Out (MBO), mediante el cual la adquirente se compone, además de por la entidad de capital-riesgo, por el antiguo equipo directivo de la empresa comprada. Esta forma es muy popular en el sector del capital riesgo, debido que permite al inversor financiero no implicarse en la gestión de la adquirida (la target), que sigue en manos de los directivos (que son los que mejor conocen la sociedad y el sector en el que actúa). En cambio, entre empresas iguales suele ser más habitual cambiar el equipo directivo y utilizar el de la adquirente (es decir un Management Buy-In).
El Carnaval de l'Arlequí - Joan Miró
A diferencia de lo ocurrido en las adquisiciones entre compañías “ordinarias”, es decir entre dos o más sociedades industriales o de servicios, las entidades de capital-riesgo tienen un régimen muy detallado sobre lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer. Sobre estas limitaciones ya nos pronunciamos en la entrada “Ley 25/2005 sobre las entidades de capital-riesgo”. De todos modos, uno de los aspectos más diferenciadores de las adquisiciones por entidades de capital-riesgo, sino el que más, es la regulación de la desinversión. Esta salida de la compradora responde a la finalidad meramente financiera que motiva a la compradora. De todos modos, este hecho no se halla regulado por preceptos legales, sino por pactos estatutarios y, en la mayoría de los casos, por pactos parasociales. A efectos prácticos, hay que tener en cuenta que limitar (o más bien dicho intentar limitar) la salida (desinversión) de una entidad de capital-riesgo es lo mismo que decirle que no invierta en la compañía.

La actividad conocida como capital-riesgo en España se puede llevar a cabo mediante sociedades de capital-riesgo o mediante fondos de capital-riesgo, tal como se explicó en la entrada “Constitución de las sociedades de capital-riesgo (SCR) y de fondos de capital-riesgo (FCR)”.

Otra particularidad, como ya veníamos adelantando al citar la forma de adquisición llamada MBO, es que en las adquisiciones formalizadas por entidades de capital-riesgo los inversores, normalmente, quieren mantener a los principales empleados en plantilla. Esto las lleva a solicitar pactos de permanencia a los directivos y/o fundadores de la compañía. Además, muchas veces también se pactan cláusulas de drag-along y tag-along, es decir de arrastre y acompañamiento respectivamente. De estas destaca la cláusula de arrastre, mediante el cual la compradora obliga a los otros socios a vender si ésta encuentra un comprador. En la otra se adquiere el derecho a vender junto con la otra parte que encuentra comprador.

Three different ways to organize a multinational


A multinational enterprise is a kind of company that does business in two or more countries. They play an important role in the globalization process, take advantage of economies of scale and also use the different states to share its risks in several markets.

We often talk about multinationals, but we rarely talk about the different kind of these multinationals. For this reason, in this entry we are going to see different options to organize these companies, in particular: i) National multinational company/enterprise, ii) International multinational company/enterprise and iii) Nonmultinational company/enterprise.
L'espantaocells - Joaquim Vayreda
i) National multinational enterprise: In this case the multinational has a parent company in one country (precisely for this reason we call them national multinational), which operates in other states through branches and/or subsidiaries. We should remember that a branch is not a separate legal entity, while a subsidiary has a separate entity from the parent company. Nevertheless, the subsidiary is also controlled by the parent company. One advantage of this kind of organizations is the simplicity of its structure.

ii) International multinational enterprise: These kind of companies have more than one parent company established in two or more different states. So then, the structure is more complicated than the national multinational enterprise seen before. Additionally, these parent companies have to co-own more than one subsidiaries in two or more countries, because if not they cannot be treated as the same multinational.

In a International multinational enterprise one of the most important issues is the agreement (or agreements) between the parent companies, without this agreement the management would be chaotic. Furthermore, this agreement should be incorporated into the Articles of Association for safety of the parties.

iii) Nonmultinational enterprise: In this case the structure is quite simple, because the company (that is called the principal) operate in other countries from the headquarters through other professionals (usually an agent) operating on its behalf. As we have already seen, in fact these kind of companies are not a real multinational, because they do not act directly across different countries.

This type of “multinational” have to regulate carefully the rights given to the agent, in special way the IP rights, among others (like exclusive rights).

Celebración de la audiencia previa y puntos a tratar


Continuando con la entrada “Sinopsis de un juicio ordinario” pasamos a ver de forma más detallada uno de sus principales momentos, pues marca el devenir del resto, la Audiencia previa.

Como ya vimos, la Audiencia previa se regula en los art. 414 y ss LEC. Esta figura se utiliza en los juicios ordinarios, no siendo de aplicación en otros procedimientos más sencillos como pude ser un juicio verbal, un procedimiento monitorio o un procedimiento cambiario.


1. El primer punto de la Audiencia previa es intentar un acuerdo o transacción de las partes.
Una de los usos que se quiere potenciar es la finalización del juicio por acuerdo de las partes, hecho que se puede constatar, por ejemplo, con la posibilidad que se dio al juez a invitar a las partes a acudir a mediación. De todos modos, a diferencia de lo ocurrido en otras jurisdicciones, en la española no se ha dado el paso a permitir que el juez obligue a las partes a intentar un acuerdo con la figura de la mediación. Sobre esta regulación de la mediación se puede ver esta entrada “Link 1” y esta otra “Link 2”,  ambas de este mismo blog, y de las cuales destacaremos este fragmento: “El papel del juez es importante, éste tiene facultad para invitar a las partes a intentar una solución mediante mediación. Además, limitando el principio de confidencialidad, podrá preguntar a las partes si alguna de ellas no acudió a la mediación. Esta información podrá ser utilizada para la imposición de costas a la parte que pierda el juicio y no hubiese acudido al acto de mediación. Independientemente a esto, en todo proceso judicial siempre es mejor seguir los consejos del juez, actuar libremente puede ser perjudicial para el cliente”.

2. El segundo paso es la resolución de las cuestiones procesales. En estas cuestiones podemos encontrarnos con: i) Defectos en la capacidad o representación de las partes, ii) Acumulación de acciones, iii) Falta del debido litisconsorcio pasivo necesario, iv) Cosa juzgada o litispendencia, v) Inadecuación del procedimiento y vi) Demanda defectuosa (este último es un caso muy excepcional, pues sería que la demanda estuviera tan mal redactada que ni siquiera es entendible). Además de estos seis casos, debemos tener en cuenta que se trata de una lista numerus apertus, tal como a defendido la jurisprudencia y la doctrina mayoritaria. Un ejemplo a esto sería alegar vi) excepción por falta de reclamaciones previas obligatorias.

3. Como tercer punto se debe fijar el objeto del litigio y los hechos controvertidos, siendo esto muy importante a efectos de prueba, pues si la prueba no versa sobre el objeto del litigio y un hecho controvertido no será admitida.

4. El último punto de la Audiencia previa es la proposición de prueba y su admisión (o no) por parte del juez.
Si hay dudas sobre la prueba debe interpretarse ampliamente, ya que el derecho a prueba debe restringirse el mínimo necesario (STC 291/2006 de 9 octubre). Además, ambas partes pueden presentar prueba por los hechos alegados ya sean de una u otra parte.
MongolianTsam Religious Ceremony - N. Roerich
En base a todo lo visto, podemos decir que la Audiencia previa sirve para impedir que prosiga el juicio en ciertos casos y para preparar el acto del juicio, que es la audiencia principal a celebrar tras esta primera.

La convocatoria de la Audiencia previa la hace el Secretario judicial, en vez de el juez, desde el 4 de mayo de 2010, fecha en la que entró en vigor la modificación introducida por la Ley 13/2009. El plazo para celebrar la audiencia es de 20 días como máximo partir de la convocatoria, convocatoria que debe hacerse dentro del tercer día desde la contestación a la demanda, la reconvención o transcurridos los plazos legales para presentar dichos escritos.

Préstamos participativos


Los préstamos participativos son un tipo de préstamo a “largo plazo”, caracterizado por la vinculación de los intereses a pagar a los resultados de la empresa prestataria. Su naturaleza jurídica se encuentra entre la figura de los acreedores y la de los accionistas (por eso se trata de un híbrido) y su regulación básica se encuentra en el RD-ley 7/1996, de 7 de junio, sobre Medidas Urgentes de carácter Fiscal y de Fomento y Liberalización de la Actividad Económica.

Los préstamos participativos se caracterizan por los siguientes cuatro requisitos: i) que la entidad prestamista perciba un interés variable que se determine en función de la evolución de la actividad de la empresa prestataria (según el beneficio neto, volumen de negocio, patrimonio total, etc), pero también puede acordarse un interés fijo; ii) se puede acordar una cláusula penalizadora para el caso de amortización anticipada y, para que el prestatario pueda amortizar anticipadamente el préstamo, debe compensar con una ampliación de igual cuantía sus fondos propios; iii) en la prelación de créditos se sitúan después de los acreedores comunes; y iv) los préstamos participativos se consideran patrimonio neto[1] a los efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades.
Interior holandès I - Joan Miró
Gracias a la configuración de este tipo de préstamos el pago de los intereses se flexibiliza, de manera que estos se adaptan a la situación financiera de la empresa. A diferencia de los préstamos ordinarios, en estos casos si la compañía va mejor paga más intereses, pero si va peor paga menos o nada en concepto de intereses.

Uno de los principales usos de los préstamos participativos es el reequilibrio patrimonial de las sociedades mercantiles. Es decir, cuando una sociedad está en situación de disolución por pérdidas puede acudir a este instrumento, pues la cantidad recibida mediante esta figura se suma al patrimonio neto de la compañía.

Como ya se ha dicho al principio, se trata de préstamos a largo plazo, aunque según qué se entienda por largo plazo se puede decir que se tratan de préstamos a medio o largo plazo. En definitiva, estos préstamos se suelen contratar con duración aproximada de 5 a 10 años. Otra característica básica es que su garantía es la simple viabilidad de la empresa o proyecto financiado.

Además de los usos directos del préstamo como es la obtención de financiación, también es interesante el papel que juegan a efectos de credibilidad y prestigio, pues como se trata de préstamos sin garantías (más allá de la simple confianza en el proyecto), esto permite aumentar la buena imagen de la empresa. Por lo tanto, su uso puede atraer a nuevos inversores.

Como es lógico al ver el tipo de préstamo ante el que estamos (es decir la poca exigibilidad y la ausencia de garantías), el prestamista exigirá al prestatario que cumpla ciertas obligaciones como: limitación en las retribuciones de la empresa, derechos de veto a favor del prestamista, permanencia en el cargo de los directivos, etc.

A efectos fiscales los préstamos participativos tienen la ventaja de tener intereses deducibles, pues el art. 14.2 RD-Leg. 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto de Sociedades establece: “Serán deducibles los intereses devengados, tanto fijos como variables, de un préstamo participativo que cumpla los requisitos señalados en el apartado uno del artículo 20 del Real Decreto-ley 7/1996, de 7 de junio, sobre medidas urgentes de carácter fiscal y de fomento y liberalización de la actividad económica”. El art. 20 del RD-ley 7/1996 regula los cuatro requisitos de los préstamos participativos antes vistos.

Finalmente, decir que otro hecho relevante para el uso de los préstamos participativos, y el aumento de la financiación para las empresas, es que la Ley 25/2005 de Entidades de Capital-Riesgo en su art. 3 establece que: “Para el desarrollo de su objeto social principal, las entidades de capital-riesgo podrán facilitar préstamos participativos”.



[1] Los préstamos participativos técnicamente no son patrimonio neto, pero a los efectos mencionados se consideran como tal, siendo estos suficientes en la práctica, pues evitan la obligación de disolver la sociedad.

Les entrades publicades són escrits no exhaustius elaborats en temps lliure i de forma personal, sense cap tipus de relació amb les empreses per les que pugui prestar serveis. Al ser continguts de caràcter general i no exhaustius no poden constituir assessorament legal.

Las entradas publicadas son escritos no exhaustivos elaborados en tiempo libre y de forma personal, sin relación con ninguna empresa en la que pueda prestar servicios. Al ser contenidos de carácter general y no exhaustivos no pueden constituir asesoramiento legal.

The entries published here are not thorough investigations. They are made on my own during my free time, without relation to the companies where I could provide services. These contents are general and not exhaustive, for this reason cannot constitute legal advice.