Search (key words)

Cargando...

El riesgo de impago en Europa es un caos


El mercado nos ofrece muchos instrumentos dirigidos a controlar el riesgo de impago, un ejemplo muy visible en los medios últimamente son los Credit Default Swaps (CDS), mediante estos instrumentos financieros se transfiere el riesgo de impago de un operador económico a otro. Esto puede ser muy útil cuando el riesgo, si se materializa, es asumible por la entidad que cobró por sufrir el daño en su caso, pero cuando el valor de lo impagado es tan elevado que arrastra a la insolvencia a todo sujeto relacionado con ese impago el CDS es un elemento inútil. Éste parece el caso de Europa, se encuentra exageradamente endeudada y además hay otro problema, si cuando un banco o un estado no paga nadie responde, entonces se produce un riesgo moral muy perjudicial. Los europeos estamos consiguiendo algo único en el mundo, que la situación financiera del deudor preocupe más a los acreedores que al prestatario. Es más, normalmente el prestamista quiere que su deudor pase el máximo tiempo posible endeudado, pues su beneficio saldrá de los intereses que se vayan generando. Pero viendo casos como el griego, parece ser que el prestamista a medida que avanza el tiempo cada vez pierde más y más, mientras que al imprudente se le van perdonando deudas.


Tenemos que recordar que el endeudamiento, el buen endeudamiento, es un motor de la economía. Es importante que en Europa no perdamos la cordura con un control del déficit más estricto del necesario, pero si no entendemos que las cosas no son blancas o negras no conseguiremos incentivar la economía y evitar la recesión. Hay que endeudarse menos y mejor, y de los impagos hay que responder.



Hay otro punto que en Europa, bajo mi punto de vista, no puede seguir igual. Que la prima de riesgo española se mantenga a niveles extremadamente altos mientras que los alemanes emiten bonos a 10 años sin casi pagar nada, por no decir cobrando, es un hecho que debe pararse ya, pues no es un fiel reflejo de la realidad. Creo que es correcto decir que la postura claramente mayoritaria entiende que un default español supondría un desastre para el euro, de igual manera que lo sería si pasara en Italia, y eso afecta a la solvencia alemana. Distinto es el caso de Grecia y Portugal, que son economías con un peso mucho menor, y así se está demostrando. Por lo tanto, sería hora de poner orden a este mercado, quizá con los eurobonos (la Comisión Europea ya lo recomendó). 



Si la UE realmente fuera un mercado único ya habríamos armonizado muchas materias que aún mantienen los estados, el mercado sigue claramente segmentado y las instituciones europeas no dejan de dar pasos en falso. Si realmente queremos estar unidos debemos dejarnos de medias tintas. 


¿Queremos ser un mercado único?

1 comentario:

  1. Problema 1: El actual Tratado de la UE no ha previsto la crisis y por consiguiente no contiene ninguna mención sobre competencia fiscal entre la UE.

    Problema 2: Alemania es demasiado egoísta(pero con razón) para implementar los eurobonos.

    Problema 3: El problema no es la deuda, y en menor medida tampoco es la especulación es la falta de crecimiento(de españa).

    Problema 4: Si continuamos con esta austeridad, es la muerte anticipada del estado de benestar.

    Soluciones: Hacer lo que ha hecho EEUU, gastar más, ir a por todo o nada. Gastar para crear empleo, bajar los intereses(Euríbor) cerca al 0% y por supuesto facilitar el acceso al crédito, meter más dinero a los bancos(por muy impopular que sean), captar inversión extranjera mediante facilidades fiscales.

    ResponderEliminar