Sobre el contrato de agencia (Parte IV), concepto y función


Tras ver las anteriores entradas aún no hemos visto la función económica que cumple un contrato de agencia. Ésta, básicamente puede definirse de la siguiente manera:

Contrato que cumple con la necesidad de ampliar la clientela de la empresa (principal) de forma permanente, mediante la contratación de un profesional llamado agente; y evitando al mismo tiempo, tener que desembolsar una cantidad de dinero a modo de inversión por ser una cuantía superior a la pagada al agente.

El agente contratado permite no tener que establecer una sucursal, filial u otra forma de comercializar un producto o servicio. El agente, por lo tanto, es un empresario equiparable a cualquier otro intermediario.

Es importante tener en cuenta que los agentes no tienen una relación jurídica laboral de dependencia. También debe destacarse que no asume el riesgo de las operaciones promovidas y en su caso concluidas, representando al principal.

Entradas anteriores sobre el contrato de agencia: Parte I, Parte II y Parte III.
Continuar con la Parte V.

Les entrades publicades són escrits no exhaustius elaborats en temps lliure i de forma personal, sense cap tipus de relació amb les empreses per les que pugui prestar serveis. Al ser continguts de caràcter general i no exhaustius no poden constituir assessorament legal.

Las entradas publicadas son escritos no exhaustivos elaborados en tiempo libre y de forma personal, sin relación con ninguna empresa en la que pueda prestar servicios. Al ser contenidos de carácter general y no exhaustivos no pueden constituir asesoramiento legal.

The entries published here are not thorough investigations. They are made on my own during my free time, without relation to the companies where I could provide services. These contents are general and not exhaustive, for this reason cannot constitute legal advice.