Search (key words)

Cargando...

Ley 26/2013 de cajas de ahorros y fundaciones bancarias (Parte II)

Pont sobre un riu - Santiago Rusiñol i Prats
Las cajas de ahorros son gestionadas, representadas y controladas por tres órganos de gobierno: i) Asamblea general, ii) Consejo de administración y iii) Comisión de control. Además, en el Consejo también encontramos las comisiones de inversiones, de retribuciones y nombramientos, y de obra social.

Una norma que debe ser destacada especialmente es la exclusividad de funciones en favor de las cajas por parte de los miembros de los órganos de administración. De este modo se quieren evitar antiguas prácticas vistas antes y durante la crisis iniciada en 2007. Además, junto a lo anterior también se requiere que los responsables de las cajas que cumplan con los requisitos de honorabilidad, experiencia y buen gobierno aplicables a los cargos equivalentes en los bancos. Otra norma que se contempla expresamente es la incompatibilidad entre el gobierno de cajas de ahorros y el cargo de político electo o cargo ejecutivo en partido político, asociación empresarial o sindicato.

En definitiva, las normas comentadas, entre otras no expuestas aquí, van dirigidas a conseguir una mayor independencia y profesionalidad en el gobierno de las cajas de ahorros.

Hasta aquí el objeto de los órganos es el gobierno de las cajas de ahorros. Por lo que hace al órgano supremo de las cajas está la asamblea general, equivalente a las juntas generales de socios/accionistas, pero con un funcionamiento muy distinto.

En las cajas de ahorros la asamblea general se compone de tres grupos distintos de intereses que deben ponderarse: i) las entidades fundadoras, ii) los impositores y iii) los destinatarios de la obra social. Todos ellos llamados consejeros generales y puede haber, según digan los Estatutos, de 30 a 150 miembros, con unos porcentajes máximos y mínimos para cada tipo. Solamente destacar que el grupo mayoritario es el de los impositores y que los consejeros elegidos por las Administraciones públicas no puede exceder del 25%.